Las primeras cifras del holocausto

final_solution_reitlinger_portada

La historiografía, es decir, la historia de la historia, puede resultar fascinante, pero es poco apreciada por el gran público. Vende mucho más, por ejemplo, la historia de la guerra del Peloponeso de Tucídides, y no un estudio sobre cómo Tucídides recopiló sus datos, llegó a sus conclusiones, y qué errores o aciertos han ido descubriéndose desde entonces.

Pero parece que hay una excepción a esta regla, en la internet del siglo XXI: la historiografía del holocausto

El primer estudio sobre el holocausto en inglés, publicado en Londres en 1953, en Nueva York en 1954, y traducido al alemán en 1956, es éste de Gerald Reitlinger: La solución final. El intento de exterminar a los judíos de Europa, 1939-1945, que se ha seguido reeditando hasta 1982, que yo sepa. El autor se fue preocupando d e ir actualizando el libro en sucesivas reediciones hasta su muerte en 1979, reflejando la aparición de otros estudios y el descubrimiento de nueva documentación (por ejemplo, aún no se habían descubierto los informes de Koherr), pero manteniendo en lo esencial sus líneas maestras.

Sigue leyendo

Anuncios

Franciszek Piper declara sobre el vídeo de Cole ¡desde 1993!

Dada la continua repetición en los comentarios del interés por la figura de Franciszek Piper, en relación con la famosa entrevista guionizada, locutorizada, dirigida y montada por el inefable David Cole, (que confieso que acabo de tragarme entera), traduzco la carta que el señor Piper envió a una publicación en la que el joven señor Cole anunciaba la venta de copias de dicha cinta, de 1993. El texto original figura en: http://www.nizkor.org/ftp.cgi/people/p/piper.franciszek/press/daily.texan.1093

El doctor Piper, ya retirado, tiene un pequeño sitio web en polaco, en el que también ofrece la misma declaración.

Por hacer un comentario rápido del vídeo de Cole: la historiografía es machacona, y no miente. Cole sí. Se nota que es de 1992, justo tras la caída del muro y el derrumbe de la URSS. Se puede disculpar su ignorancia, pero no el empleo torticero de lo poco que sabe, acusando a quienes precisamente han desmontado las falacias de la propaganda soviética de haberlas mantenido. Dichas falacias (que también negaban, por cierto, que los judíos hubieran sido más perseguidos que los polacos, los uzbekos o los rusos) precisamente eran mucho más evidentes en 1988-98 que no ahora, porque salían en todos los periódicos, como los viajes de Juan Pablo II o el reconocimiento de la masacre de Katyn por las autoridades soviéticas. Cosas que ya se sabían en el mundo occidental desde los mismos juicios de Nuremberg. Ahora sirven para que los orgullosos “negacionistas” nos hablen de los “logros del revisionismo”. Criaturas.

Sigue leyendo

¿Son los “seis millones” una cifra simbólica, que se empleó en la primera guerra mundial?

2017-08-14

¡Repámpanos! ¡Aquí pone cinco millones de judíos!

Una de las novedades del discurso revisionista desde que existen las hemerotecas digitales, sin duda fruto de su falta de sentido común, ha sido sorprenderse al saber que la palabra “holocausto” existía antes de la segunda guerra mundial. E incluso, cielos, que la cifra de “seis millones” se ha utilizado antes.

Aclaremos el primer asunto consultando el diccionario de la Real academia de la lengua española: la palabra viene del latín tardío, y este del griego; para ser más precisos, fue una creación de los traductores del Antiguo Testamento del hebreo y el arameo al griego koiné en los siglos III y II antes de Cristo,  realizada para los judíos de la diáspora que sólo hablaban griego. Así que sí, es un término con bastante uso antes del siglo XX. De hecho, parece que su primer uso moderno como sinónimo de matanza genocida lo hizo Churchill… en relación con la matanza de armenios en el imperio otomano durante la primera guerra mundial , y de hecho los judíos llevan años intentando que se emplee el término Shoá (eh hebreo catástrofe, más o menos) sin demasiado éxito.

Lo segundo es aún más peliagudo. Parece que si alguien escribió algo antes sobre seis millones de judíos en peligro antes de 1945, está confirmando la idea de que los “seis millones” es una cifra simbólica que llevan utilizando los israelitas desde el alba de los tiempos para quejarse cuando que los persiguen, o que, por lo menos, ya estaba de moda en la primera guerra mundial…

Sigue leyendo

¿Víctimas polacas o judías? Las placas de Auschwitz, antes y después de 1989

img_03

¿Dónde pone, en la primera placa, que fueran judíos?

Uno de las mentiras más repetidas por internet acerca de los “logros del revisionismo”, que incluso figura indirectamente en la wikipedia en español (consultado el 12-8-17) dice que los malvados “aliados” proclamaban que en Auschwitz habían muerto cuatro millones de personas. Lo ponía “en una placa” situada en el memorial del campo. En realidad eran varias, en distintos idiomas, polaco, inglés, francés y alemán. Al caer el comunismo en Polonia, después de 1989,  estas placas se cambiaron por otras en las que se indicaba que fueron alrededor de millón y medio. Pero sobre todo, además especificaba por primera vez que fueron mayoritariamente judíos de varios países de Europa.  Sigue leyendo

¿Es el World Almanac una fuente sólida y fiable?

 

World_Almanac_2018

Las enciclopedias tipo Reader’s Digest no son fuentes fiables, ni rigurosas.

El estadounidense World Almanac, descendiente del Zaragozano y de otras publicaciones de este tipo, lleva editándose desde 1868. Cada año publica series de datos de todo tipo, se supone que actualizándolos anualmente, si procede. Este tipo de publicaciones venden, incluso hoy día, millones de ejemplares, incluso contando con todo su contenido en internet. Otro almanaque, menos popular pero sin duda con más prestigio, es The CIA World Factbook, que publica y firma nada menos que la CIA. y eso que su contenido puede consultarse íntegramente aquí.

Ahora bien, aunque se usen para realizar trabajos escolares, o como argumento en una discusión de bar, de hecho son mucho menos fiables que, por ejemplo, El libro Guinness de los récords, que por lo menos hasta 1995 verificaba de forma rigurosa sus registros. Ahora bien ¿quién comprueba y verifica el alud de cifras del World Almanac?

Sigue leyendo

Masacres en la campaña de Francia de 1940. Prisioneros negros.

1024px-AOFMap1936

África Occidental Francesa en 1936. Mapa de L’Illustration, 29 février 1936, p. 261 (vía wikimedia)

En 1919, y tras los buenos resultados conseguidos durante la primera guerra mundial con el empleo de tropas coloniales en Europa, se proclama la ley de reclutamiento obligatorio en la África Occidental Francesa, una de las colonias más extensas del mundo, que abarcaba desde Mauritania hasta Níger. Sin embargo, y como con el contemporáneo sistema de caciques españoles. en la práctica sólo prestan servicio los más pobres de las diferentes aldeas, y aquellos que quieren salir de ellas, labrarse un porvenir, o seguir sus tradiciones guerreras. De hecho habrá miembros de tribus del golfo de Guinea sirviendo como askaris en lugares tan remotos como el África Oriental Alemana, la actual  Tanganika. Los alemanes hacia 1910, después de varias revueltas en casi todas sus colonias,  pagaban a sus tropas africanas el doble que los británicos, con lo que podían seleccionar candidatos de todo el continente.

Al comienzo de la segunda guerra mundial  se estima que unos 100.000 africanos occidentales sirven en el ejército colonial francés. No parece mucho para un territorio tan extenso, más de siete veces Francia (o nueve veces España) pero la población no llega a los 13 millones. De esos 100.000, una cuarta parte se queda para proteger esta y otras colonias, y los tres cuartos restantes se envían a Europa. Después de la experiencia de la primera guerra mundial, los africanos y el resto de contingentes coloniales son repartidos en unidades mixtas con otras metropolitanas, llamadas divisiones de infantería colonial (DIC). Por ejemplo, la 4º DIC cuenta con el 16º y 24º regimientos de tiradores senegaleses, y el 2º regimiento de infantería colonial, formado por soldados blancos y miembros de otras colonias. La inmensa mayoría de los oficiales y suboficiales son blancos, así como las unidades de artillería y otros servicios, de una forma bastante parecida a las divisiones del ejercito angloindio. Y si los gurkhas tienen sus cuchillos kukri, a los “senegaleses” (a fin de cuentas, la colonia más habitada, y donde está la capital) los franceses les proporcionan el coupe-coupe, un cuchillo, o más bien machete, de unos 40 cm. Sigue leyendo

Werner Heyde. La psiquiatría en los campos de concentración, los Totenkopf y la Aktion T4.

Werner Heyde figura en los libros de historia del III Reich por dos motivos. En las historias militares, o de las SS, es el joven psiquiatra que despejó las dudas de Himmler acerca de la cordura y buen juicio de Theodor Eicke. A raíz de sus informes, Eicke pasó de estar recluido en una clínica psiquiátrica, a ser nombrado comandante del mayor campo de concentración (KZ) de Alemania, Dachau, desde junio de 1933. A partir de ahí Eicke desarrolló una singular carrera como organizador de todo el sistema de campos de concentración del III Reich, previo asesinato de Ernst Röhm en la llamada Noche de los cuchillos largos. En 1940 abandonó estas responsabilidades para liderar una división con el personal de sus campos. Terminó muriendo en el frente, cuando su Storch fue derribado el 26 de febrero de 1943. Quizás debido a esa temprana muerte, todo el personal de los KZ, en los juicios de la posguerra, atribuyeron a su formación la crueldad y dureza del sistema. Ellos sólo seguían las órdenes de Eicke. Nada más.

Pero regresemos a Werner Heyde. Sigue leyendo