1945. La prensa española y la segunda guerra mundial

Al comenzar la SGM la situación era radicalmente distinta al de otro periodo histórico. España nunca ha sufrido una dictadura tan absoluta en materia de prensa, publicaciones y costumbres desde las épocas de Fernando VII. Aunque el régimen polaco era muy semejante al español (una dictadura militar muy católica, fervientemente anticomunista) la lealtad hacia Alemania y la antipatía por Francia dominaban el común de la España Vencedora, pese a que algunas de sus élites tenían muy en mente la decisiva ayuda inglesa en el triunfo de la “Cruzada” (Vidal Guardiola, Sainz Rodríguez[1]; se puede añadir al duque de Alba[2], pronto a Beigbeder[3]). El rápido triunfo sobre Polonia y la entrada de Italia en guerra cambia rápidamente los titubeos franquistas, y como ha revelado recientemente Ros Agudo en “La guerra secreta de Franco[4] por lo menos desde el 31 de octubre se planifica una entrada en guerra junto con sus “aliados naturales”, con un vasto (e imposible) programa de rearme[5] y proyectos para atacar a Francia en Marruecos y emprender una guerra ofensiva en el mediterráneo, manteniendo Canarias y los Pirineos bien defendidos mientras se cierra el estrecho y se asedia Gibraltar.El panorama de la edición de libros y de periódicos de entonces tampoco tiene ya mucho que ver con el de 1914-18, cuando las embajadas extranjeras (y sobre todo la alemana) repartían con generosidad “subvenciones” a periódicos y periodistas afines. La censura previa controla hasta la última coma de lo que se publica, la penuria de papel, que se administra por cupos directamente por el gobierno, premia o condena a toda publicación “disidente”, y en cada provincia la Falange, las diputaciones, gobiernos civiles, etc.,  poseen al menos un periódico[6]. Además, están los que son propiedad de la Iglesia, o que se someten voluntariamente a su censura, además de la civil. En todos los periódicos, incluidos los de la Iglesia, la designación de los directores la hace el ministerio de la Gobernación (interior). Aunque los vencedores no forman una unidad tan homogénea como quieren mostrar, realmente hay que atender a señales muy tenues para distinguir entre un periódico privado monárquico, otro entusiastamente falangista, o uno católico. Además del control de la censura gubernamental (obligatoria) y la eclesiástica (voluntaria) y del control que imponen los directores, están las “consignas”, que marcan por anticipado qué temas son importantes, cuales no, y los que están prohibidos. Eso no significa que no haya personalidades leales al régimen como las anteriormente citadas (incluyendo el primer ministro de exteriores, Beigbeder, o el embajador en Londres, duque de Alba) que se permitan ser aliadófilos, pero su número cae en picado tras el armisticio francés. Hasta bien entrado 1942 será difícil encontrar por lo menos cierta apariencia de neutralidad entre la prensa española (por ejemplo, el elitista semanario de economía y política internacional Mundo) e incluso en 1945 resulta difícil encontrar artículos de opinión abiertamente aliadófilos aun en la prensa católica[7], y eso que Pío XII ha denunciado ya abiertamente al nazismo[8].

En un país en el que la tirada y calidad técnica de la prensa (siempre debidos a cortes eléctricos, según se ven obligados a disculparse… pese a recibir airadas protestas por parte de las compañías suministradoras[9]) están bajo mínimos destaca la impecable factura de Signal[10] o Der Adler, en perfecto castellano y con fotos a color. Y es que el rey en la sombra de la prensa española de entonces es Josef Hans Lazar[11], y que reparte con generosidad fondos entre publicaciones, directores y periodistas afines, al margen de la publicación de todo tipo de folletos y hojas sueltas, distribuidas incluso por los párrocos entre sus feligreses[12]. Sigue leyendo

Anuncios

El futuro de Polonia, según Hitler

17 octubre 1939, Hitler a Keitel, sobre el futuro de Polonia Documento ND-789 PS.
3. No es tarea de la administración convertir a Polonia en una provincia modelo o un estado modelo de acuerdo con los principios del orden alemán; no es nuestra tarea establecer en el país [el futuro Gobierno General] las bases de un desarrollo financiero o económico. Debe impedirse que la intelligentsia polaca pueda convertirse a sí misma en una clase imperante. Los estándares de vida en el país deben mantenerse bajos; sólo se emplearán como reserva de trabajadores. Los polacos también pueden ser empleados para la administración del país, pero no se permitirá la formación de grupos políticos nacionalistas.
4. La administración debe trabajar bajo su propia responsabilidad y no debe depender de Berlin. No se hará nada que no pueda hacerse en el Reich. La responsabilidad no caerá en los ministerios de Berlin, sino en su propia administración alemana. El logro de esta tarea debe involucrar un fuerte componente racial (volkstumskampf) que no permitirá restricciones legales. Los métodos serán incompatibles con los principios a los que nos podamos comprometer en otros sitios.
5. Nuestros intereses son lo siguientes: El territorio es importante para nosotros desde un punto de vista militar, como un punto de ruptura avanzado que puede emplearse para una estratégica concentración de tropas. Con este fin, las carreteras, ferrocarriles, y todos los medios de comunicación deben ser optimizados para ser utilizados para nuestros propósitos. Cualquier tendencia hacia la estabilización de Polonia debe ser suprimida. El “embrollo polaco” debe proseguir. El hecho es que gobernaremos el territorio para purificar el territorio del Reich de judíos y polacos. La colaboración con los nuevos Gaus del Reich (Posen y Prusia Oeste) será sólo con propósitos de reasentamiento (comparar con la misión de Himmler).

Propósito: Astucia y severidad serán las máximas de nuestra lucha étnica en orden de economizar nuestras fuerzas a la hora de ir a la batalla de nuevo por este país.

Noakes y Pridham, Nazism, A documentary Reader. Vol. 3.  #646, pg. 320-321