Malmedy, Dietrich y Peiper. El célebre artículo “de” Van Roden

(Viene de Joachim Peiper y “la” matanza de Malmedy y La masacre de Malmedy: Primeras alegaciones).

En febrero de 1949 apareció en la revista The Progressive, un artículo firmado por el juez Van Roden, titulado “Atrocidades americanas en Alemania”, cuyo contenido reproduce toda web “revisionista” que se precie, sin que den importancia al hecho de que el escritor no niega que los crímenes juzgados realmente tuvieron lugar. Si se desea leer íntegra, basta con que teclee en un buscador “carta Van Roden”, y aparecerá en distintos enlaces. También suele resucitarse en los foros de historia militar, así que no aparece exclusivamente en páginas revisionistas.

Lo que más llama la atención del artículo son los párrafos que dicen que

Todos menos dos de los alemanes, en los 139 casos que nosotros investigamos, habían sido golpeados en los testículos más allá de cualquier reparación. Este era el Procedimiento Normal de Operaciones de los investigadores americanos.

Para cuando se publicó este artículo, 5 de los 29 condenados a muerte que la comisión había recomendado conmutar a cadena perpetua habían sido ejecutados.

Sigue leyendo

“La” masacre de Malmedy. Primeras alegaciones

(Viene de Joachim Peiper y “la” matanza de Malmedy)

Peiper y Dietrich se retractaron de sus declaraciones, pero el testimonio de varios de sus subordinados hizo que los condenaran. El abogado de la defensa, el teniente coronel Willis M. Everett, que estaba seguro de que eran culpables, convenció a varios SS para que no declararan contra sí mismos. Por el contrario, Joaquim Peiper, se ofreció voluntariamente a responsabilizarse de todo si con ello se absolvía a sus hombres, oferta que fue rechazada por los jueces. Este gesto de Peiper no impresionó demasiado al tribunal, pero sí a Everett, un “gentleman” de una de las mejores familias de Atlanta, que dedicaría durante años grandes esfuerzos a favor de los acusados. Las condenas: 73 procesados de la 1º SS Leibstandarte, todos excepto uno culpables. La mayoría condenados a muerte, el resto a condenas de prisión, de perpetua a 20-10 años. El detalle de las condenas en este enlace.

Sigue leyendo