La justicia de Hitler; comienza a emplearse el “tratamiento especial”

El 3 de septiembre de 1939, a los dos días de iniciada la invasión de Polonia, Heydrich informa a las delegaciones de la Policía del Estado sobre los “Principios de la seguridad interior del Estado durante la guerra”:

1. Todo intento de corroer la cohesión y la voluntad de lucha del pueblo alemán será reprimido sin contemplaciones. En particular, se deberá intervenir de forma inmediata y con detención contra cualquier persona que por sus declaraciones dude del derecho a la guerra o la cuestione.

[…]

4. Seguidamente se informará sin dilación al jefe de la Policía de Seguridad, solicitándole resolución sobre el tratamiento ulterior del caso, dado que eventualmente se procederá, por instrucciones de instancias superiores, a la brutal liquidación de tales elementos.

El 8 de septiembre de 1939, el ministerio de Justicia del Reich emitió una nota de prensa, para ser reproducida en los periódicos:

El Reichsführer SS y jefe de la policía [es decir, Himmler] comunica que Johann Heinen, de Dessau, fue fusilado el 7-9-1939 por negarse a cooperar en las tareas de protección enmarcadas en la defensa nacional. Heinen era, además, un delincuente convicto por robo.

La nota proseguía mencionando dos ejecuciones más, uno fusilado por “incendio y sabotaje premeditados” y el tercero un testigo de Jehová, que se negaba a prestar el servicio militar. Sigue leyendo

Anuncios

Hilmar Wäckerle, primer comandante de Dachau

Hilmar Wäckerle. Original de waroverholland.nl

Hilmar Wäckerle en la batalla de Grebbeberg, Países Bajos. Original de waroverholland.nl

Hilmar Wäckerle nació el 24 de noviembre de 1899 en Forchheim, en el norte de Baviera.  A los catorce años, ya comenzada la Gran Guerra, entró en la escuela de oficiales del ejército bávaro. Después de tres años, antes de cumplir los 18 fue destinado al  regimiento de infantería de Baviera nº 2, “Príncipe Heredero” en agosto de 1917, uno de los regimientos más prestigiosos  (y con mayor índice de bajas) del antiguo reino de Baviera.

En septiembre de 1918 el alférez(Fähnrich) Wäckerle fue herido de gravedad. Se enteró del armisticio en el hospital, lejos del frente, compartiendo des esta forma la misma experiencia que Hitler. En la posquerra, después de ingresar en el Freikorps Oberland, de 1921 a 1924 estudió ingeniería agrícola en la Universidad Técnica de Múnich, aunque no consta si se relacionó con quien fuera su condiscípulo de 1919 a 1922, Heinrich Himmler, un año más joven. Hilmar también ingresó en el NSDAP un año antes que Himmler, pero dejó de pagar las cuotas y se distanció de la política al terminar sus estudios. Sigue leyendo

Werner Heyde. La psiquiatría en los campos de concentración, los Totenkopf y la Aktion T4.

Werner Heyde figura en los libros de historia del III Reich por dos motivos. En las historias militares, o de las SS, es el joven psiquiatra que despejó las dudas de Himmler acerca de la cordura y buen juicio de Theodor Eicke. A raíz de sus informes, Eicke pasó de estar recluido en una clínica psiquiátrica, a ser nombrado comandante del mayor campo de concentración (KZ) de Alemania, Dachau, desde junio de 1933. A partir de ahí Eicke desarrolló una singular carrera como organizador de todo el sistema de campos de concentración del III Reich, previo asesinato de Ernst Röhm en la llamada Noche de los cuchillos largos. En 1940 abandonó estas responsabilidades para liderar una división con el personal de sus campos. Terminó muriendo en el frente, cuando su Storch fue derribado el 26 de febrero de 1943. Quizás debido a esa temprana muerte, todo el personal de los KZ, en los juicios de la posguerra, atribuyeron a su formación la crueldad y dureza del sistema. Ellos sólo seguían las órdenes de Eicke. Nada más.

Pero regresemos a Werner Heyde. Sigue leyendo

Panzermeyer en Trent Park; Hitler y el exterminio de los judíos

Propagandakompanien der Wehrmacht - Waffen-SS (Bild 101 III)

Kurt Meyer en febrero de 1943.  Wikimedia Commons – Deutsches Bundesarchiv

Fragmento de una conversación la noche del 20 al 21 de noviembre de 1944 en el Campo de Prisioneros de Trent Park, antigua residencia del conde de Sasoon.

20-21 de noviembre de 1944 (TNA, WO 208/4364)

Eberbach: No entiendo a Himmler en absoluto; por un lado, porque decidió conscientemente masacrar a todos los judíos…

Meyer: ¿Sabe usted por qué? Himmler es el más fiel ejecutor de las órdenes del Führer. El Fúhrer solía decir: “Si los judíos consiguieran de nuevo comprometer a toda Europa en una guerra, eso no significaría la destrucción del pueblo alemán, sino la aniquilación de la raza judía”.

Sigue leyendo

Todas las medidas contra los judíos han de ser discutidas directamente con el Führer

El 6 de diciembre de 1939 Heinrich Himmler desea consultar con la cancillería del Führer, bajo el mando de Rudolf Hess, una serie de medidas contra los judíos.

El Jefe de Negociado de la Cancillería es Martin Bormann, que está acostumbrado a trabajar directamente con Hitler y es experto en librarle de menudencias. Año y medio más tarde, cuando a Hess le dio por volar a Escocia, Bormann se verá recompensado con la jefatura suprema de la Cancillería. Sigue leyendo

…barreremos hasta la última abuela y el último niño

Uno de los tópicos más preciados por los admiradores del III Reich es que los nacionalsocialistas, en realidad, lo que querían era liberar a los pueblos de Europa del bolchevismo, a Sudamérica del capitalismo estadounidense y al planeta en general del colonialismo. Que si cometieron “algún exceso”, fue obligado por el transcurso de la guerra y los malvados resistentes a su labor civilizadora. Pero este discurso de Himmler en una reunión con sus Gruppenführers revela otra cosmovisión, antes de que las derrotas militares y el rechazo de la Wehrmacht obligase a las Waffen SS a acoger voluntarios de toda laya.

Este discurso fue pronunciado para los más altos cargos de las SS en febrero de 1937, cuando los nazis apenas han remilitarizado el Sarre y participan más o menos disimuladamente en la guerra civil española. Faltan 13 meses para el Anschluss, 20 para los pactos de Munich, y dos años para que Hitler incumpla esos mismos pactos y disuelva lo que queda de Checoslovaquia, incumpliendo de paso también todas las garantías que había dado sobre que no aspiraba incorporar ningún territorio que no fuera “de cultura alemana”. Sigue leyendo

Himmler y las Waffen SS: Ideas claras sobre crímenes de guerra

A la hora de disculpar o disimular los crímenes de guerra de las Waffen SS desde el mismo comienzo de la segunda guerra mundial se suele tirar de los tópicos: que si el acaloramiento del combate, que si la inexperiencia de los soldados, que si contestar a otros semejantes de los adversarios… Pero estaban implícitos en la concepción nacionalsocialista de la guerra, y no sólo contra los “subhumanos” eslavos. Himmler tenía muy claro cómo debían portarse los nacionalsocialistas desde antes de la guerra. Sigue leyendo