La Cruz Roja alemana en la segunda guerra mundial

Enfermeras de la Cruz Roja Alemana jurando lealtad a Hitler

Enfermeras de la Cruz Roja Alemana jurando lealtad a Hitler

Otro tópico algo menos empleado por los “revisionistas”, es la actitud de la Cruz Roja durante la segunda guerra mundial. Un comentarista de este blog ha tenido la amabilidad de recordárnoslo:

“La cuestión aquí es la falsificación y tergiversación de distintos hechos. No mencionas los informes de la Cruz Roja sobre los campos de concentración…”

Lo cierto es que como argumento es bastante débil, aunque lo emplee también la IHR como la número 51 de sus conocidas “66 preguntas y respuestas del Instituto de Revisionismo Histórico”. La respuesta de Nizkor es más que concluyente. Realmente ¿alguien en sus cabales es capaz de pensar que los delegados de la Cruz Roja Internacional podían ir por donde quisieran? ¿Que las autoridades de los campos les dejarían ver algo que les fuera desfavorable?  Y a todo esto ¿Qué hacía la Cruz Roja alemana? Sigue leyendo

Más de un año en red

Hoy se ha cumplido un récord que no creo que sea muy común en otras bitácoras: superar los 1000 mensajes de spam rechazados. Ni me di cuenta que había pasado más de un año desde que empecé este blog tan atípico, tanto por su contenido como por la materia que trata, pero parece que de algo está sirviendo entre los aficionados “neutrales” al tema.

Al contrario de lo que yo me esperaba, tienen más visitas las entradas de artículos como 1945. La prensa española y la segunda guerra mundial (dos años y ya me parece flojo, qué cosas), que documentos que reúnen para los buscadores términos más “jugosos” como Manstein, Hitler, los campos y los judíos o Skorzeny ha mentido; a Mussolini lo he liberado yo.

Las traducciones de textos inéditos en español han sido las menos atractivas para visitantes y “comentaristas”. En lo que sí he acertado es en esperar que la entrada que más comentarios “cariñosos” iba a atraer sería Sobre esta página.

Sigue leyendo

¿Un titular de un periódico sensacionalista justifica el holocausto?

Daily Express, 24-3-1933

Un tópico recurrente de los “revisionistas”, reflejado nada menos que en dos “preguntas” del famoso “66 preguntas y respuestas del Instituto de Revisionismo Histórico” lo vemos ahora reflejado en los comentarios de este blog:

“Tampoco mencionas que en el año 38 los rotativos británicos ya publicaran JUDEA DECLARES WAR TO GERMANY,”

Es decir, fueron “los judíos” los que declararon la guerra al estado alemán. Para el IHR, informaron de ello “periódicos de todo el mundo”, por lo menos para nuestro comentarista fueron “los rotativos británicos”, aunque equivoque la fecha en cinco años. ¿Quizás porque recuerda que 1938 fue el año de “la noche de los cristales rotos“? . Porque la única base para todo esto es un único titular de un único periódico sensacionalista británico, el Daily Express del 24 de marzo de 1933. El que un periódico fuera de tamaño tabloide, entonces, era sinónimo de sensacionalista, y el Daily Express desde sus orígenes en 1900 fue de los primeros en incorporar rumores, curiosidades, y lo que hoy se llama prensa del corazón, en lugar de noticias. Por ejemplo, es el vehículo de los chismorreos que marcan la trama de la película Escándalo con clase (Bright young Things, 2003), de Stephen Fry, donde Dan Acroyd hace de Lord Beaverbrook. No era de los más serios en los años 30, pero últimamente se está superando, como puede verse aquí (en español) o en la entrada de la wikipedia en inglés, ya que la española, en el momento que redacto estas líneas (23 de abril de 2008 ) es sólo una traducción de los dos primeros párrafos.

¿Esta portada justificaría la deportación y asesinato de ingleses de orígen portugués?

Resulta difícil entender cómo ese titular “demuestra” que no hubo un holocausto, o que el recién formado gobierno nazi tuvo que protegerse de “Judea” persiguiendo y discriminando a todo aquel que tuviera como mínimo un abuelo judío. A no ser que se espere que quien lee literatura revisionista ignore que no había ninguna “Judea” en 1933. Ningún estado, ningún ejército, nadie que protestase ante organismos internacionales por lo que el partido nazi llevaba quince años anunciando que iba a hacer cuando llegase al poder.

Gracias a la wikipedia en inglés también está a disposición de cualquiera la portada con el titular en cuestión. Además aquí o aquí está la transcripción del artículo, único puesto que el resto de medios no describieron este boicot a los productos alemanes por parte de organizaciones judías de todo el mundo (en realidad, una norteamericana) como una “guerra”.

No hace mucho hubo un boicot chino a los productos franceses por el apoyo del gobierno de Sarkozy a las reivindicaciones tibetanas. Francia  podía haber reaccionado privando de ciudadanía a los franceses de orígen chino, despidiendo a los que fueran funcionarios, o impidiendo a médicos o abogados seguir trabajando fuera de la comunidad china. Pero por lo menos los chinos sí tienen un estado, un ejército y una diplomacia para su defensa. No había ejércitos judíos que movilizar contra Alemania.

Pero ¿qué había sucedido en 1933 para motivar este titular en un periódico británico? Sigue leyendo

Filogermanismo español y propaganda nazi; una historia muy, muy larga

Entre los aficionados a la historia militar, es difícil encontrar a alguien que no manifieste su profunda admiración por el maravilloso ejército alemán de la segunda guerra mundial. Casi siempre luego te recuerdan que esa admiración no tiene nada que ver con el nazismo o con los brutales comportamientos “de las SS”. Pero claro, como expertos, nos recuerdan que “las Waffen SS eran soldados, no es lo mismo que la SS” y que la mayoría de generales alemanes en realidad desde siempre fueron antihitlerianos, y unos perfectos caballeros.

También se suele resaltar eso de la “exagerada propaganda aliada”. Conozco a gente con notables bibliotecas sobre la SGM, en las que apenas hay un par de libros escritos desde un “punto de vista” tan proaliado como Liddell Hart. Cuando algún autor se muestra especialmente justificativo con los bombardeos aliados, como Noble Frankland en la añeja San Martín, el prólogo español inmediatamente pone las cosas en su “sitio”. Y, jamás, figura un solo libro sobre el holocausto. Tampoco es tan fácil, hasta hace bien poco no pasaban de la docena los libros publicados en español sobre el tema, y aunque el actual boom editorial casi ha triplicado esa cifra, sólo el más baratito de César Vidal en Alianza ha llegado a la segunda edición, que no sé si se pueden atribuir al tirón del autor (actual nuevo gurú de la derecha “auténtica” española), o a que Alianza siempre reedita su fondo de bolsillo.
Hasta 1960 no se publica en español un solo libro sobre el holocausto: “El tercer reich y los judíos” de Poliakov y Wulf (Seix Barral). En su prólogo, su editor y traductor parcial Carlos Barral necesita justificarse por publicar un libro sobre este tema, tan desagradable. Pero tranquilos, las fotos no son especialmente morbosas, montones de gafas, la puerta de Treblinka, documentos… nada de mal gusto. El cambio de título de “Judgment at Nuremberg” por “Vencedores y vencidos”, parafraseando cierta famosa portada del Abc de 1946, no es más que una anécdota, así como el que se suprimieran las imágenes filmadas en los KZ que muestra el fiscal de la película. Sigue leyendo

Presentación

La verdad, no sé yo si esta es la mejor temática para un blog; reírme de un colectivo y una ideología que, más que risa, dan pena y asco. Pero si sigo preocupándome de las formas seguiré sin preparar contenidos, así que mejor este esquema que algún otro futuro, nunca terminado.