Panzermeyer en Trent Park; El exterminio de los judíos (2)

CSDIC (Reino Unido) GRGG 227. Informe sobre los datos obtenidos de oficiales superiores (prisioneros de guerra) el 22 y el 23 de noviembre de 1944 (TNA, WO 208/4364)

Meyer: Debo decir que oí hablar por primera vez de las masacres a ran escala de judíos estando en Compiègne, y después de que se hiciera público aquel asunto de Lublin.

Eberding: Yo también he oído chismes sobre ello, nada más. No sé nada con certeza. Choltitz estuvo presente en la captura de Sebastopol, y uno de los oficiales de su regimiento fue invitado a presenciar la ejecución de treinta mil judíos.

Meyer: (con incredulidad); ¿Treinta mil?

En Simferopol, Crimea, entre el 13 y el 15 de diciembre de 1941 unidades del Einsatzgruppen D ejecutaron entre diez mil y once mil personas en el parque de la ciudad. La cifra total de víctimas del genocidio en Crimea está estimada en unas cuarenta mil. El regimiento de Choltitz (16 IR) estaba en ese momento en Sebastopol, pero no se sabe cuál fue la masacre que contempló el oficial del regimiento.

“Lo de Lublin” a lo que se refiere Meyer es la liberacion del campo de exterminio de Majdanek, a 4 km de Lublín, el 24 de julio de 1944.

Neitzel, Sönke (editor): Los Generales de Hitler. Transcripciones de conversaciones secretas: 1942-1945 (Abgehört. Deutsche Generäle in britischer Kriegsgefangenschaft 1942-1945, 2005). Traducción de Cristina Pizarro, Editorial Tempus, Barcelona 2008. pg. 278. Notas pg. 508.

Kurt Eberding (1895-1978). Teniente en la primera guerra mundial, continúa en el Reichswehr, y al comienzo de la segunda guerra mundial es Oberstleutnant (teniente coronel). Ya Generalmajor, Al mando de la 64 ID, recién creada el 5-7-44, es comandante de la Festung Schelde-Süd (fortaleza del Escalda Sur). Prisionero en Knoke, Bélgica, el 2-11-44, el 5 está ya en Trent Park.

Kurt Meyer (1910-1961) ingresó en el NSDAP en 1930, y en las SS en 1931, desde 1934 en el Leibtandarte Adolf Hitler. Su carrera fue meteórica, alcanzando el grado de general (SS-Brigadeführer) más joven de Alemania. Siempre en la Leibstandarte, fue el encargado de formar la Hitlerjugend Division. Cayó prisionero en Lieja el 7 de septiembre de 1944, en la retirada después de Normandía. Disfrazado de capitán del Heer, en un principio ocultó su identidad y estuvo en un campo de prisioneros en Compiègne. Pasó a Trent Park el 17-11-44, apenas cuatro días antes de esta conversación. Condenado a muerte por el asesinato de 187 prisioneros canadienses, algunos en las inmediaciones de su cuartel general, se le conmutó la pena de forma inmediata por cadena perpetua. En 1954 sale libre, y es recibido con desfiles e incluso un coro de la Iglesia. Inmediatamente tuvo trabajo como gerente de ventas en la empresa de otro antiguo oficial de las Waffen-SS. En 1957 publicó Grenadiere, una de las obras preferidas por los apologistas de las Waffen-SS, en el que se defienden, entre otras ideas, que sólo eran soldados que luchaban en el frente y que no sabían nada de todo eso de los campos de concentración o la persecución de los judíos.

Sobre Trent Park y las grabaciones ya hemos hablado en muchas ocasiones en este blog.

Anuncios

Oficiales de las Waffen SS que también sirvieron en campos de concentración, exterminio, y Einsatzgruppen

Entre los aficionados a la historia militar, en ocasiones existe cierta confusión sobre si los miembros de las SS armadas (SS-Verfügungstruppe, más adelante Waffen-SS) eran simplemente soldados profesionales, y que no tenían nada que ver con el personal de los campos de concentración (SS-Totenkopfverbände)  o las SS “normales” (SS Allgemeine) Es decir, si las siglas comunes eran algo así como una simple coincidencia, y que el personal de una organización no tenía que ver con el de las otras. Que Theodor Eicke, primer inspector del Konzentrationslager  muriera como comandante de la división Totenkopf es una coincidencia. Que Joaquim Peiper sirviera entre enero y marzo de 1936 en Dachau, y que como adjutant administrativo de la oficina de Himmler, participase en la planificación de la administración de Polonia, y visitase con él campos de concentración, guettos, etc., no quita que después fuera un destacado oficial de combate.

A continuación reproduzco dos tablas con los oficiales de las Waffen SS que a su vez sirvieron en campos de concentración, incluso de exterminio, así como en los Einsatzgruppen. El servicio en estas unidades se daba tanto antes como después de estar destinados a unidades de combate, y los motivos podían ser muy diversos: personal destinado al frente oriental como castigo, heridos incapacitados para el servicio en el frente,  o simple necesidad de sus capacidades profesionales, según las circunstancias de cada uno. Por ejemplo, Josef Mengele, el famoso médico de Auschwitz desde 1943, fue reclutado en 1940 por la Wehrmacht, y fue voluntario a las Waffen SS, sirviendo en la 5º SS Division “Wiking”, donde ganó la cruz de hierro de 2º y 1º clase. Una herida en una pierna hizo que en 1942 se le declarara no apto para el frente.

Por supuesto esta tabla cuenta sólo los oficiales, no suboficiales y tropa, que también sirvieron en  la ejecución del genocidio. El Einsatzgruppen A,  por ejemplo, adscrito al grupo de ejércitos Norte, de 990 integrantes 340 pertenecían a las Waffen SS. Otro tercio era de las distintas policías del Reich, y el restante de personal de servicio (conductores, intérpretes, operadores de comunicaciones…) suministrados por la Wehrmacht.

Habrá que recordar que uno de los objetivos declarados de las Waffen SS era proporcionar a las fuerzas policiales el prestigio que entrañaba el participar en combate, y que nadie pudiera reprocharles que se habían dedicado a labores de retaguardia mientas la nación luchaba en el frente. En cuanto a las unidades extranjeras, en su inmensa mayoría oficiales y suboficiales eran alemanes o volkdeutsche. Al final de la guerra muchos batallones de policia auxiliar o servicios uniformados de poblaciones del este (estonios, letones. ucranianos, en menos proporción lituanos) pasaron en batallones enteros de servir en campos de concentración o labores antipartisanas a las Waffen SS. Esto no significaba que se convirtieran en miembros de las mismas de pleno derecho, sólo que servían en ellas; en muchas ocasiones no llevaban en el cuello las runas SS, sino símbolos nacionales. Sus miembros condecorados, incluso los escasos oficiales y suboficiales, no se inscribían en el libro de honor de las Waffen SS.

Número

División

Oficiales que sirvieron en Kz/ Ks / campos de  exterminio

Oficiales que sirvieron en Einsatzgruppen

«Leibstandarte Adolf Hitler»

16

3

«Das Reich»

39

1

«Totenkopf»

159

1

«Polizei»

29

3

«Wiking»

45

«Nord»

57

«Prinz Eugen»

23

«Florian Geyer»

28

1

«Hohenstaufen»

22

2

10ª

«Frundsberg»

20

11ª

«Nordland»

12

12ª

«Hitlerjugend»

6

1

13ª

«Handschar» (Kroatische Nº 1)

9

14ª

«Galizische» o Galicia (Ukrainische Nº 1)

5

1

15ª

Lettische Nº12

5

16ª

«Reichsführer-SS»

17

1

17ª

«Götz von Berlichingen»

15

18ª

«Horst Wessel»

7

1

19ª

Lettische Nº2

3

1

20ª

Estnische Nº1

7

1

21ª

«Skanderbeg»

4

22ª

«Maria Theresia»

3

23ª

«Kama» (Kroatische Nº 2) Fue disuelta a finales de 1944. Los restos se trasladaron a la Nederland, con el mismo número 23.

5

23ª

Nederland, formada tras la disolución de la división 23ª “Kama”.

24ª

«Karstjäger»

1

25ª

«Hunyadi» (Ungarische Nº 1)

2

26ª

«Hungaria» (Ungarische Nº 2)

3

27ª

«Langemarck» (Flämische Nº 1)

5

28ª

«Wallonien»

0

29ª

(anteriormente «Brigada Kaminski», Russische Nº 1)

3

1

29ª

Italienische Nº 1

30ª

Russische Nr. 2

2

30ª

Weißruthenische Nº 1

2

31ª

31ª SS-Freiwilligen Grenadier Division

2

32ª

«30 Januar»

33ª

Ungarische Nº 3

33ª

«Charlemagne»

1

34ª

«Landstorm Nederland»

6

35ª

35ª SS-Polizei Grenadier Division

1

36ª

36ª Waffen Grenadier Division der SS

7

1

37ª

«Lützow»

0

38ª

«Nibelungen»

0

1

Glodsworthy, Terry: Valhalla’s Warriors: A history of the Waffen SS. Dog Ear Publishing. Indianapolis, Indiana, 2007 (muestra dos tablas separadas). Su fuente son los libros de French L. MacLean: The Camp Men: The SS Officers Who Ran the Nazi Concentration Camp System y The Field Men: The SS Officers Who Led the Einsatzkommandos – the Nazi Mobile Killing Units, Schiffer Military History, 1999 y 2001. De unos mil cien oficiales SS estudiados por Maclean con responsabilidades en el sistema concentracionario, unos quinientos habían servido en el frente, en las Waffen-SS. Las cifras no son definitivas, por ejemplo recientemente Charles Trang ha ampliado el número de oficiales  de la Totenkopf implicados de los 159 de MacLean a 259 en Totenkopf Archives,Editions Heimdal, Damigny 2011, pg. 277-285.

Traducción al portugués

Von Rundstedt, mariscal profesional

Gerd von Rundstedt es uno de esos oficiales prusianos, maestros de la blitzkrieg, a los que los admiradores de la Wehrmacht han querido atribuir la etiqueta de  “apolítico“, que en el fondo despreciaba a esos advenedizos nazis. Pese a ello fue uno de los comandantes más exitosos de las ofensivas sobre Polonia,  Francia y el inicio de Barbarroja. Es uno de los altos oficiales que es relevado del mando en diciembre de 1941, por oponerse a las ideas de Hitler de defensa a ultranza, así que a partir de aquí se supone que es un oficial “apolítico” y que no obedece ciegamente al Führer.

Mando Supremo

Cuartel General

Grupo de Ejércitos Sur

24 de septiembre de 1941.

Ic/AO (Abw. III)

Ref: Combatiendo elementos anti-Reich.

La investigación y el combate contra los elementos enemigos del Reich (comunistas, judíos y sus simpatizantes) en la medida en que no se han incorporado al ejército enemigo, son sólo responsabilidad de los Sonderkommandos de la Policía de Seguridad y el SD en las áreas ocupadas. Los Sonderkommandos tienen la responsabilidad exclusiva para tomar los medios necesarios para su final.

Las acciones sin autorización por parte de miembros individuales de la Wehrmacht, o la participación de miembros de la Wehrmacht en los excesos de la población ucraniana contra los judíos están prohibidas, así como el contemplar o fotografiar las medidas de los Sonderkommandos.

Esta prohibición debe ser comunicada a miembros de todas las unidades. Los superiores de todos los rangos son responsables de asegurarse que se cumple esta prohibición. En el caso de que se viole esta orden, la causa será examinada para determinar si el superior no ha cumplido con su deber de hacer cumplir esta orden. Si se da ese caso será castigado severamente.

(Firmado) Von Rundstedt.

The Good Old Days. The Holocaust as Seen by Its Perpetrators and Bystanders. Klee, E; Dressen, W; y Riess, V., editors. (traducción del alemán de Deborah Burnstone). Konecky&Konecky Old Saybrook, 1991. pg. 116. Referencia de archivo pg. 285 NOKW-541. Sigue leyendo

Manstein, Hitler, los campos y los judíos. Entrevista 14 junio 1946

—En la actualidad ¿qué piensa Manstein de Hitler?

—Aparentemente, con el paso del tiempo Hitler dejó de tener ningún escrúpulo moral. Sin embargo, esto es algo que comprendí más adelante, aunque en su momento no me hice a la idea.

—¿Cuándo empezó a creer que Hitler carecía de escrúpulos morales?

—Cuando terminó la guerra. Cuando tuve noticia de todo lo que había ocurrido. Mi primera visión de la total falta de moralidad por parte de Hitler fue su conducta tras el 30 de julio de 1944, con los subsiguientes juicios, ahorcamientos, etcétera. Y también después, cuando tuve conocimiento de la aniquilación de los judíos.

—Esas aniquilaciones de los judíos habían comenzado antes. ¿Quiere dar a entender que con anterioridad no tuvo conocimiento de todo eso?

—Sé que comenzó mucho antes, posiblemente en 1940 o 1941, pero no lo supe entonces con seguridad. Yo era un militar, estaba pendiente de ganar una guerra.

—¿No sabe nada de las grandes acciones tomadas contra los judíos ya en noviembre de 1938 [se refiere a “la noche de los cristales rotos“].

Ha respondido sin demasiado sentimiento.

—Sí, como no. Todos consideramos que fue algo muy desafortunado, pero lo vimos como una parte de un movimiento revolucionario.

—¿No tiene idea del número de campos de concentración existentes en Alemania?

—En tiempos de paz tuve conocimiento de Oranienburg y Dachau. Recuerdo que un joven del Estado Mayor visitó Orianenburg y luego me contó que había unos doscientos o trescientos hombres internados, pero que los internos eran en su mayoría criminales de profesión, a los que se había sumado una pequeña parte de presos políticos. Este oficial que estaba a mis órdenes también me dijo que la los internos se les trataba correctamente. Aquello fue en 1939, quizá antes. A lo largo de la guerra, no obstante, estuve en todo momento en el frente, y nunca volví a saber nada de los campos de concentración, de las atrocidades ni de asuntos que no me concernían. Sigue leyendo

Heydrich y los primeros Einsatzgruppen en Polonia

Como ya hemos señalado en otra ocasión, ya se crearon Einsatzgruppen (grupos especiales) para la captura y ejecución sumaria de opositores desde la primera anexión realizada por el III Reich, el Anschluss de Austria  a comienzos de 1938. Se volvieron a formar para la crisis de los Sudetes en octubre del mismo año, y se iban formando y disolviendo cada vez que eran necesarios para “limpiar” un nuevo territorio. Además de capturar y ejecutar personas, también estaban encargados de recopilar información y asegurar edificios oficiales con sus archivos e infraestructuras. Como responsables ante Heydrich, nunca estuvieron formados en exclusiva por miembros de las SS, sino que contaban con representantes de casi todas las policías alemanas, desde la Gerdarmerie (policía “rural,” de uniforme, como los carabineri italianos o la Guardia Civil española) a la Gestapo, (Geheime Staatspolizei, policía secreta del estado); “del SD (Sicherheitsdienst, Servicio de Seguridad, el contraespionaje) a la Kripo (Kriminalpolizei, policía criminal, encargada de investigar robos), etc. Prácticamente todos los organismos policiales, bajo el mando de Himmler y Heydrich, destinaron parte de su personal para estas tareas, más o menos esporádicas, hasta que llegó la gran expansión de Barbarroja. Pero su primer gran reto, como ya hemos visto, fue la “limpieza” de Polonia. Ya no se trataba de detener o asesinar a un par de miles de opositores.

El jefe de la Policía de Seguridad [Reinhard Heydrich]

PP(II) 288/39 secreto

Berlín, a 21 de septiembre de 1939.

Carta urgente a todos los jefes de los grupos de Einsatzgruppen:

Objeto: la cuestión judía en los territorios ocupados

Hago referencia a la sesión que hoy ha tenido lugar hoy en Berlín para recordar, una vez más, que el conjunto de medidas proyectadas (es decir, el objetivo final) debe mantenerse rigurosamente en secreto.

Es necesario distinguir entre:

  1. El objetivo final (que necesita plazos bastante largos para realizarse), y:
  2. Las etapas necesarias para alcanzar esto objetivo (que deben llevarse a cabo en el plazo más corto posible).

Las medidas propuestas requieren una preparación de las más minuciosas, tanto desde el punto de vista técnico como económico.

No hay que decir que los objetivos a alcanzar no pueden ser fijados en todos sus detalles aquí en Berlín. Las sugestiones y líneas directrices tienen como fin alentar a los jefes de los Einsatzgruppen a estudiar y organizar sus planes.

PS-3363. Poliakov, León: “Auschwitz. Documentos y testimonios del genocidio nazi” (Auschwitz , 1964. Traducción de Alfredo Pastor). Ediciones de Occidente, Barcelona 1965. pp 10-11 Sigue leyendo

No se permiten fotografías

Como acabamos de ver, la corrección de los soldados de este 11º ejército en el comienzo de Barbarroja está fuera de toda duda. Por ello Wöhler, el jefe del Alto Mando de este 11º ejército, tuvo que escribir la siguiente orden, nada menos que el 22 de julio de 1941. Hay que señalar que los verdugos, en esta ocasión, son las tropas rumanas en Balti, y que los alemanes son sólo testigos (NOKW-2523):

Ante un caso especial, es necesario señalar explícitamente lo siguiente.

Debido a la concepción que en la Europa oriental tienen de la vida, es posible que los soldados sean testigos de acontecimientos  (tales como ejecuciones masivas, asesinato de civilies, judíos y otros) que los alemanes no pueden impedir en este momento, pero que infringen muy profundamente su sentido del honor.

Cualquier persona normal tiene claro que no debe tomar fotografías de unos excesos tan desagradables ni informar de ellos cuando escribe a casa. La distribución de fotografías y la difusión de noticias sobre tales acontecimientos se considerarán una subversión de la decencia y de la disciplina en el ejército y serán estrictamente castigadas. Todas las fotografías, los negativos y los informes sobre dichos excesos deberán recogerse y enviarse a la Ic/AO del ejército, con una nota indicando el nombre del propietario.

Contemplar con curiosidad dichos procedimientos está por debajo de la dignidad del soldado alemán.

Hilberg, Raul: La destrucción de los judíos europeos (The destruction of european Jews 1961-2002, traducción de Cristina Piña Aldao). Akal, Barcelona 2005. pg.354

Otra orden semejante en el 6º ejército el 10 de agosto de 1941 se ha conservado como NOKW-1654 . También Heydrich el 12 de noviembre prohibió a sus hombres que tomasen fotografías. Se mandarían fotografías “oficiales”, sin revelar, a la RSHA IV-A-1 como asunto secreto del Reich.

No se admiten espontáneos

Manstein en sus memorias, tras recordarnos lo disgustadísimo que estaba con la “Orden de los Comisarios“, y cómo no la cumplía mientras estaba al mando del  LVI Cuerpo Panzer (Grupo de Ejércitos Norte) nos cuenta que al llegar al estado mayor del 11º ejército (Grupo de Ejércitos Sur) por la muerte de su anterior comandante, allí tampoco se cumplía.

Que esta actitud mía era la normal y corriente en el Ejército, lo demuestra lo sucedido cuando me hice cargo del mando del Decimoprimer Ejército, pues que [sic] tampoco allí se dio cumplimiento a la “orden de los comisarios”. Los pocos que fueron pasados por las armas, no habían sido capturados en combate, sino en zonas de retaguardia, convictos de organizar o mandar partidas de francotiradores. No hicimos con ellos otra cosa que aplicarles las leyes de guerra.

Von Manstein, Erich: Victorias frustradas (Verlorene Siege, 1955. Traducción M. Picos Vilabella). Inédita,  Barcelona 2006 pg. 232.

Manstein fue nombrado comandante de este 11º Ejército el 12 de septiembre de 1941, al aterrizar el Storch de su predecesor en un campo de minas. Una de las unidades del 11º ejército, el XXX Cuerpo de ejército había distribuído la siguiente orden, a nivel de compañías, el 2 de agosto de 1941:

Participación de los soldados en las acciones contra judíos y comunistas.

Es necesario quebrar a cualquier precio la fanática voluntad mostrada por los miembros del partido comunista y por los judíos de detener el avance del ejército alemán cueste lo que cueste. Con el objeto de mantener la seguridad en el Área de Retaguardia del Ejército es necesario, por lo tanto, tomar medidas drásticas [dass scharf durchgegriffen wird]. Ésta es la tarea de los Sonderkommandos. Desafortunadamente, sin embargo, en una acción de este tipo ha participado personal militar. Por lo tanto, ordeno en el futuro:

Sólo pueden tomar parte en dichas acciones aquellos soldados a los que específicamente se les haya ordenado. Además, prohíbo a cualquier miembro de esta unidad participar como espectador. En lo que respecta al personal militar asignado para estas acciones, tiene que estar mandado por un oficial. El oficial debe encargarse de que las tropas no cometan excesos desagradables.

El comandante del XXX Cuerpo de Ejército {198. Infanterie-Division, 49. Artillerie Rgt. Stab (mot.), II./54. gemischter Artillerie-Abt. (mot.). I./77. schwere Feldhaubitzen-Abt.(t) (mot.)} era el Generaloberst von Salmuth. Órdenes semejantes se impartieron también al 6º Ejército el 10 de agosto de 1941. Aunque el comandante de ese ejército era von Reicheneau, estaba firmada por el mando de todo el Grupo de Ejércitos Sur, Von Rundstedt (NOKW-1654).  Rundstedt mandó otra orden semejante al mando del Área de Retaguardia de su Grupo de Ejércitos el 24 de septiembre de 1941. (NOKW-541)

Hilberg, Raul: La destrucción de los judíos europeos (The destruction of european Jews 1961-2002, traducción de Cristina Piña Aldao). Akal, Barcelona 2005. pg.355-56

Himmler después del funeral de Heydrich

Discurso de Himmler a los asistentes, SS Gruppenfuehrers, y jefes de departamento, después de la ceremonia pública. Berlin, 8 de junio de 1942.
El discurso comenzó con una reflexión sobre la inevitabilidad de la muerte y de la dureza de la guerra, para a continuación describir el futuro que se preparaba para el pueblo alemán en el este.

[…]

Si no hacemos aquí los ladrillos, si no llenamos nuestros campos de esclavos -y en este contexto, lo diré todo de la manera más llana y clara-, de trabajadores esclavos para construir nuestras ciudades, nuestros pueblos, nuestras granjas, sin considerar las pérdidas; entonces, después de una larga guerra, sencillamente no dispondremos del dinero para acabar los asentamientos de tal manera que el pueblo alemán pueda vivir aquí y echar raíces ya en la primera generación.

Sigue leyendo

Himmler en Possen [Poznan], 4 de octubre de 1943

El discurso está dirigido a altos cargos de las SS, como mínimo SS-Gruppenfürer (grado equivalente a teniente coronel), y duró dos horas. En los Juicios de Nuremberg recibió la signatura 1919-PS. Se contaba tanto  con la grabación sonora del discurso como con la transcripción de su contenido. A continuación se ofrecen los párrafos más significativos.

Hay un principio que debe constituir una regla absoluta para los SS: debemos ser honrados, correctos, leales y buenos camaradas ante las gentes de nuestra misma sangre, pero con nadie más. Qué pasa con los rusos, con los checos, me es completamente indiferente. La sangre de buena calidad, de la misma naturaleza que la nuestra, que los demás pueblos puedan ofrecernos la tomaremos y, si es necesario, cogeremos sus hijos y los educaremos entre nosotros.
Si las otras razas viven confortablemente o se mueren de hambre sólo me interesa en la medida en que podemos necesitarlos como esclavos de nuestra cultura; aparte de eso, me son indiferentes. Que 10.000 mujeres rusas mueran de agotamiento cavando una fosa antitanque sólo me interesa siempre y cuando la fosa sea terminada para Alemania.
No debemos ser duros y despiadados si no es necesario, está claro. Nosotros los alemanes, que somos los únicos en el mundo que tenemos una actitud decente con los animales, debemos también adoptar una actitud decente con estos animales humanos, pero sería un crimen contra nuestra sangre preocuparse por ellos o darles un ideal.

Deseo mencionar aquí con la mayor claridad un capítulo particularmente difícil.. Entre nosotros debe ser mencionado una sola vez, con mucha claridad, pero en público nunca hablaremos de ello. Me estoy refiriendo a la evacuación de los judíos, al exterminio del pueblo judío. “el pueblo judío será exterminado”, dice cada camarada del partido. “está claro, está en nuestro programa. Eliminación de los judíos, exterminio, y lo llevaremos a cabo”.

Y luego vienen 80 millones de buenos alemanes y cada uno de ellos tiene un “judío decente”. Por supuesto, los demás son unos puercos, pero éste es un judío de buena calidad”. Ninguno de los que hablan así han visto los cadáveres, ninguno estaba presente.

La mayoría de vosotros sabéis lo que significa cuando hay tendidos 100 cadáveres, o 500, o 1.000. Haber pasado por eso y –salvo las excepciones producidas por la debilidad humana- haber seguido siendo decentes, es lo que nos ha endurecido. Ésa es una página de gloria en nuestra historia que nunca se ha escrito y que nunca se escribirá…

Completo en inglés, y con el audio (el discurso fue grabado) y la trascripción original en alemán.

Otras traducciones en español (fragmentos):
César Vidal “El holocausto”, Alianza Editorial, Madrid 1997, pp. 213-214.
León Poliakov “Auschwitz. Documentos y testimonios del genocidio nazi” Ed de Occidente, Barcelona 1965. pp. 14-15.
Rhodes, Richard: “Amos de la muerte. Los SS Einsatzgruppen y el origen del holocausto” tr. Ignacio Hierro Seix Barral, Barcelona 2003, pp. 409-413.

Traducción en inglés:
Noakes y Pridham: Nazism 1919-1945 vol. 3 Foreign policy, war and Racist Extermination Doc. 642. pp.311-313; 910a, pp. 617-618.

Añadidos del 25 de julio de 2009:

Listado de las grabaciones sonoras conservadas de discursos de Hitler y Himmler, sobre todo en archivos alemanes y norteamericanos.

Listado de grabaciones sonoras del III Reich capturadas por los norteamericanos y conservadas en los archivos nacionales estadounidenses (NARA).

Traducción de la wikipedia inglesa del artículo de la wikipedia alemana sobre los discursos de Himmler en Possen. Incluye el contexto histórico, la rutina de trabajo que seguía Himmler con sus discursos, y la discusión de las alegaciones que los “revisionistas” intentaron hacer sobre la autenticidad del discurso y de las grabaciones. También añade un apartado sobre las sutilezas que los “revisionistas” han querido hacer sobre la traducción del texto alemán,  discusión que no tiene pies ni cabeza para los que tienen el alemán como lengua materna.

En portugués.

Manstein y la “Compañía especial” D

A finales del 41 (la orden de Manstein es del 20 de noviembre) han sido aniquiladas 43 de las 70 comunidades judías de Ucrania. El 24-25 octubre de 1941 fueron fusilados 16.000 judíos de Odessa, después de trasladarlos a Dalnik. A partir del 5 de noviembre comienza la aniquilación de 17.000 de Rovno, trasladados a Sosenski. La cuenta final del Einsatzgruppen D, según sus propias estimaciones, es de 90.000 civiles judíos fusilados, a veces, como en Simferopol, Crimea, con la colaboración directa de la Wehrmacht.

Aparte de que se conservan casi todos sus informes emitidos a la RSHA y conservados por la GESTAPO, que se han confirmado y completado (para las fechas más tempranas) por las trascripciones de Ultra reveladas en 1974, tenemos el testimonio de su jefe, Ohlendorf, en su juicio, contando cómo en ocasiones la Wehrmacht colaboró con él para realizar su “trabajo”. Los testimonios “exculpadores”, como el que se pidiera que no se fusilase a los granjeros judíos, lo único que muestran es que el mando del ejército sabía perfectamente qué estaba sucediendo con la población judía. No había avestruces en el GE Sur.

“De acuerdo con el ejército habíamos excluido de las ejecuciones a un buen número de judíos: todos los granjeros. [se quiere asegurar la producción de alimentos, pero Himmler se entera en una visita a la zona] Se me reprochó esta medida y [Himmler] ordenó que, a partir de ese momento, incluso en contra de la voluntad del ejército, las ejecuciones deberían tener lugar según lo planeado.[…] El Reichfürer se dirigió a sus hombres y repitió la orden estricta de acabar con todos aquellos grupos. Añadió que sólo él sería responsable de rendirle cuentas al Führer. Ninguno de los soldados tendría responsabilidad alguna, pero les exigió el cumplimiento de aquella orden, aunque sabía muy bien lo duras que eran aquellas medidas. Sin embargo, después de la cena, hablé con el Reichsführer y deploré la carga inhumana que se había echado sobre aquellos hombres al tener que matar a todos aquellos civiles. Ni siquiera me contestó.”

Amos de la muerte. Los SS-Einsatzgruppen y el origen del Holocausto, de Richard Rodhes. (Traducción de Ignacio Hierro, The SS-Einsatzgruppen and the invention of the Holocaut, 2002). Seix Barral, Barcelona 2003. Pp 286-287.

Ver también :

http://www.einsatzgruppenarchives.com/osr113.html

http://www.einsatzgruppenarchives.com/osr117.html

http://www.einsatzgruppenarchives.com/osr149.html