Końskie, la masacre que Leni Riefenstahl negó haber visto

11 Otra foto de la masacre del 12 en la plaza Kosciuszko

07 en el mercado

Konskie, plaza Kosciuszko, 12 de septiembre de 1939. Fotos del Instituto Nacional de la Memoria de Polonia.

El 12 de septiembre de 1939 Końskie es una pequeña ciudad del centro de Polonia, a medio camino entre Varsovia y Cracovia, rodeada de bosques. En estos doce días de guerra, los alemanes han penetrado tan profundamente en el país que von Reichenau ha establecido en sus cercanías el cuartel general de su 10º Ejército. Hitler le visita, tras aterrizar en el aeródromo de Białaczów el día 10. Aún así la zona dista de ser segura para los invasores. Dos días antes se habían encontrado los cadáveres de seis soldados alemanes que al parecer habían sido sorprendidos durmiendo, y hoy un oficial de alto rango y cuatro soldados son encontrados muertos cerca del pueblo. Sus cuerpos son expuestos en una iglesia.  En septiembre de 1939 el 60% de los 10.000 habitantes de Końskie eran judíos. Sigue leyendo

Anuncios

Masacres en la campaña de Francia de 1940. Prisioneros negros.

1024px-AOFMap1936

África Occidental Francesa en 1936. Mapa de L’Illustration, 29 février 1936, p. 261 (vía wikimedia)

En 1919, y tras los buenos resultados conseguidos durante la primera guerra mundial con el empleo de tropas coloniales en Europa, se proclama la ley de reclutamiento obligatorio en la África Occidental Francesa, una de las colonias más extensas del mundo, que abarcaba desde Mauritania hasta Níger. Sin embargo, y como con el contemporáneo sistema de caciques españoles. en la práctica sólo prestan servicio los más pobres de las diferentes aldeas, y aquellos que quieren salir de ellas, labrarse un porvenir, o seguir sus tradiciones guerreras. De hecho habrá miembros de tribus del golfo de Guinea sirviendo como askaris en lugares tan remotos como el África Oriental Alemana, la actual  Tanganika. Los alemanes hacia 1910, después de varias revueltas en casi todas sus colonias,  pagaban a sus tropas africanas el doble que los británicos, con lo que podían seleccionar candidatos de todo el continente.

Al comienzo de la segunda guerra mundial  se estima que unos 100.000 africanos occidentales sirven en el ejército colonial francés. No parece mucho para un territorio tan extenso, más de siete veces Francia (o nueve veces España) pero la población no llega a los 13 millones. De esos 100.000, una cuarta parte se queda para proteger esta y otras colonias, y los tres cuartos restantes se envían a Europa. Después de la experiencia de la primera guerra mundial, los africanos y el resto de contingentes coloniales son repartidos en unidades mixtas con otras metropolitanas, llamadas divisiones de infantería colonial (DIC). Por ejemplo, la 4º DIC cuenta con el 16º y 24º regimientos de tiradores senegaleses, y el 2º regimiento de infantería colonial, formado por soldados blancos y miembros de otras colonias. La inmensa mayoría de los oficiales y suboficiales son blancos, así como las unidades de artillería y otros servicios, de una forma bastante parecida a las divisiones del ejercito angloindio. Y si los gurkhas tienen sus cuchillos kukri, a los “senegaleses” (a fin de cuentas, la colonia más habitada, y donde está la capital) los franceses les proporcionan el coupe-coupe, un cuchillo, o más bien machete, de unos 40 cm. Sigue leyendo

Von Rundstedt, mariscal profesional

Gerd von Rundstedt es uno de esos oficiales prusianos, maestros de la blitzkrieg, a los que los admiradores de la Wehrmacht han querido atribuir la etiqueta de  “apolítico“, que en el fondo despreciaba a esos advenedizos nazis. Pese a ello fue uno de los comandantes más exitosos de las ofensivas sobre Polonia,  Francia y el inicio de Barbarroja. Es uno de los altos oficiales que es relevado del mando en diciembre de 1941, por oponerse a las ideas de Hitler de defensa a ultranza, así que a partir de aquí se supone que es un oficial “apolítico” y que no obedece ciegamente al Führer.

Mando Supremo

Cuartel General

Grupo de Ejércitos Sur

24 de septiembre de 1941.

Ic/AO (Abw. III)

Ref: Combatiendo elementos anti-Reich.

La investigación y el combate contra los elementos enemigos del Reich (comunistas, judíos y sus simpatizantes) en la medida en que no se han incorporado al ejército enemigo, son sólo responsabilidad de los Sonderkommandos de la Policía de Seguridad y el SD en las áreas ocupadas. Los Sonderkommandos tienen la responsabilidad exclusiva para tomar los medios necesarios para su final.

Las acciones sin autorización por parte de miembros individuales de la Wehrmacht, o la participación de miembros de la Wehrmacht en los excesos de la población ucraniana contra los judíos están prohibidas, así como el contemplar o fotografiar las medidas de los Sonderkommandos.

Esta prohibición debe ser comunicada a miembros de todas las unidades. Los superiores de todos los rangos son responsables de asegurarse que se cumple esta prohibición. En el caso de que se viole esta orden, la causa será examinada para determinar si el superior no ha cumplido con su deber de hacer cumplir esta orden. Si se da ese caso será castigado severamente.

(Firmado) Von Rundstedt.

The Good Old Days. The Holocaust as Seen by Its Perpetrators and Bystanders. Klee, E; Dressen, W; y Riess, V., editors. (traducción del alemán de Deborah Burnstone). Konecky&Konecky Old Saybrook, 1991. pg. 116. Referencia de archivo pg. 285 NOKW-541. Sigue leyendo

La fotografía es mi única afición

Conversaciones indiscretas 9.

Los comentarios entre corchetes son del editor, Sönke Netzel. Entre llaves, de este blog.

CSDIC (Reino Unido), GRGG 272.

Informe sobre los datos obtenidos de oficiales superiores (prisioneros de guerra) entre el 13 y el 16 de marzo de 1945 (TNA, WO 208/4177)

Recreación de la escena en el documental alemán "La Wehrmacht - Un balance".

ROTHKIRKCH: Sí. yo fuí a Kutno, porque quería tomar unas fotos —es mi única afición— y porque conocía bastante bien a uno de los dirigentes de las SS de allí. Estaba hablando con él de ello, y entonces me dijo ¿Le gustaría fotografiar un fusilamiento?” Yo le contesté: “No, la sola idea me resulta repugnante”. “Bueno, a nosotros nos da igual, siempre los fusilamos por la mañana, pero todavía nos quedan algunos y, si usted quiere, podemos ejecutarlos en algún momento por la tarde”. No puede usted imaginarse hasta qué punto estaban aquellos hombres totalmente brutalizados. Piense en qué ocurriría si alguno de esos judíos lograban escapar y hablara de ello. Y lo más peligroso: ¿Cómo es posible que las fotos lleguen a la prensa? Porque en esta publicación hay fotos [posiblemente Weltwoche 585, del 26-1-1945]. Incluso lo filmaron, y, las películas, por supuesto, han llegado al extranjero; siempre se acaba filtrando, de un modo u otro. Sigue leyendo

Los generales hablan de Sepp Dietrich

Conversaciones indiscretas (7)

Von Thoma habla de Josef (Sepp) Dietrich con unos colegas. Von Thoma fue el comandante del componente terrestre de la “Legión Condor” en la guerra civil española de 1936-39. Dietrich fue uno de los primeros encargados (1928) de la guardia de personal de Hitler, que después transformaría en toda una división pánzer, la 1.ª Waffen SS Leibstandarte Adolf Hitler.  Fue el máximo responsable de los condenados en los juicios de Dachau por la llamada “Masacre de Malmedy“, en realidad 434 víctimas de nueve fusilamientos, en cuatro días, de prisoneros y civiles por miembros del 1º regimiento de la Leibstandarte. Sigue leyendo

Choltitz en Posen. Conversaciones indiscretas (5)

La siguente conversación recogida en Trent Park coincide y amplía lo narrado por Von Choltitz en sus memorias sobre su entrevista con Hitler cuando le dio el mando de París, sustituyendo a Von Stülpnagel, implicado en la Operación Walküre (Valkiria). La reunión de Posen de la que habla tuvo lugar a finales de enero de 1944, y no es la del famoso discurso de Himmler, que tuvo lugar el 4 de octubre de 1943, aunque sirve como muestra de cómo trascurrían estos encuentros. No se conserva el programa detallado de la reunión, ni la lista de los asistentes. Otros generales en otras conversaciones (Graf Rothkirch, Richard Veith) coinciden con la descripción de Choltitz, mientras Freiher von Gersdorff en sus memorias es aún más crítico. La “excursión” para oír a Hitler en Rastenburg fue el 27 de enero de 1944. Las aclaraciones entre paréntesis son del libro, las de corchetes son de este blog.

CSDIC (Reino unido) GRGG 183

Informe sobre los datos obtenidos de oficiales superiores (prisioneros de guerra) el 29 de agosto de 1944 (TNA, WO 208/4363).

[…]

Schlieben: Nosotros somos una espina que tienen clavada.

Choltitz: Hitler nos odia.

Schlieben: ¡Sí, nos odia! ¿Cuánto tiempo le estuvo arengando a usted cuando fue a dar sus informes?

Choltitz: Tres cuartos de hora.

Schlieben: ¿Estaba sentado en una mesa grande o cómo?

Choltitz: Estaba de pie.

Schlieben: Y después introdujeron el saludo nazi en sustitución de la carencia de fuerza aérea, ¿no? [fue Goering quien propuso hacer obligatorio el “Heil, Hitler” en las fuerzas armadas el 21 de julio de 1944, el día después del atentado de Stauffenberg].

Choltitz: Sí.

Choltitz: Yo vi a Hitler hace cuatro semanas, cuando me pescó para París.

Bassenge: ¿Qué impresión produce? Sigue leyendo

Recuerdos de Polonia. Conversaciones indiscretas (4)

CSDIC (Reino unido) CRGG 169

Informe sobre los datos obtenidos de oficiales superiores (prisioneros de guerra) entre el 2 y el 4 de agosto de 1944 (TNA, WO 208/4363)

Sattler: Sí, hemos fusilado a gente. Empezó en Polonia en 1939. Se dijo que las SS causaron terribles estragos.

?Schlieben: Probablemente, ésa fue la razón de que destituyeran a Blaskowitz.

Sattler: Sí, por supuesto, y también a Klüchler, porque castigó severamente a unos SS que habían asesinado a gente. Inmediatamente se armó un gran escándalo,  tras él las SS consiguieron su propio tribunal especial, o sea, que los hombres de las SS sólo podían comparecer ante tribunales  militares de las SS, no ante los de servicio ordinario, mientras que hasta ese momento se suponía que las SS estaban bajo el mando de las Fuerzas Armadas. Esto se debió a la vergonzosa conducta de las SS en Polonia, porque las autoridades militares decían: «Este sucio sinvergüenza va por ahí fusilando a mujeres y niños; pena de muerte para él». Entonces llegaba Himmler y decía: «Ni hablar». Yo mismo lo experimenté.

Sponeck: Pero incluso antes de eso, no se nos permitía incoar procedimientos contra ellos. Conozco el caso del director de música de la Leibstandarte,  a quien expulsamos de su puesto porque mató a una gran cantidad de judíos como si sufriera una enloquecida sed de sangre. Le llevamos ante el tribunal militar de Hoth. Inmediatamente lo hicieron salir de la jurisdicción de Hoth, lo enviaron a Berlín, y luego volvió, siendo todavía director de música. Sigue leyendo