Himmler y sus Waffen SS

Desde 1934 estaba claro que Himmler preparaba a sus SS para crear su propio ejército privado, una guardia pretoriana más allá de la autoridad de la Wehrmacht, con capacidad de combate y leal sólo a su führer. Nadie debía acusar a sus policías, o a los guardias de los campos de concentración, de escabullirse del frente.

Los comienzos de esta “élite” no fueron muy prometedores, pero lo que les faltaba en experiencia o adiestramiento lo suplieron con su entusiasmo, y sufriendo más bajas que otras unidades. En Polonia, pese a su entusiasmo (o por el mismo) el regimiento motorizado de guardia de Hitler (el Leibstandarte de Sepp Dietrich) fue cercado y tuvo que ser rescatado por vulgar infantería. Al estar sometidos a la disciplina del ejército, éste se empeñó en juzgar a un policía y a un soldado de artillería de las SS por asesinar a una cincuentena de judíos. Fueron condenados a tres años. Pero no tuvieron que cumplir ni un solo día, ya que hubo una amnistía general para todos los casos de este tipo de “indisciplina,” antes de la campaña de Francia.

Roto ya el frente, el 27 de mayo de 1940 una compañía de la Totenkopf al mando del teniente Fritz Knöchlein fusiló a un centenar de prisioneros británicos del 2º de Norfolk en Le Paradis, después de haber sufrido grandes bajas por su fuego. El 28 el segundo batallón de la Leibstandarte hizo lo mismo con unos ochenta prisioneros desarmados en un granero cerca de Wormhoudt, en Flandes.

Los 18.000 SS armados de 1939 se habían convertido en 100.000 para mayo de 1940. Además, ya no estaban sometidos a los tribunales y a la policía militar del ejército alemán.

Himmler ante los oficiales de la Leibstandarte SS Adolf Hitler, otoño 1940

[…] Donde con una temperatura de cuarenta grados bajo cero tuvimos que trasladar, a miles, a decenas de miles, a cientos de miles, donde tuvimos que tener dureza de, van a escucharlo y después a olvidarlo inmediatamente, de matar a tiros a cientos de dirigentes polacos, donde tuvimos que ser extremadamente duros porque si no , se habría vuelto en contra de nosotros después. En muchos casos, es mucho más sencillo entrar en batalla con una compañía de infantería que suprimir a una población obstructora de baja cultura o ejecutar a la gente o trasladarla.

Lang, the divided Self, 1966. pg 121 Citado por Padfield, Peter: Himmler, el líder de las SS y de la Gestapo. (Himmler, Reichführer SS, Nueva York 1990), Traducción de Ana Mendoza, La Esfera de los Libros, Madrid 2003. pg. 358.

Para la referencia a los primeros crímenes de guerra de las Waffen SS en Francia, mayo de 1940:
Lumsden, Robin: Historia secreta de las SS (Hitler’ Black Order, 1997) Traducción de Alejandra Devoto. La Esfera de los Libros, Madrid 2003. pp. 292-293.

Padfield, Peter: Himmler, el líder de las SS y de la Gestapo. (Himmler, Reichführer SS, 1990), Traducción de Ana Mendoza, La Esfera de los Libros, Madrid 2003. pg. 372-73.

Wykes, Alan: Guardia de Hitler, SS Leibstandarte (SS Leibstandarte, 1970.Traducción Lázaro Minué). Editorial San Martín, Madrid 1977. pg. 95-99.

Elting, John R; Steinn, George: Las SS (The SS, 1990 Traducción de Domingo Santos) Editorial Rombo, Barcelona 1995 pg. 155-156.

Anuncios

Un pensamiento en “Himmler y sus Waffen SS

  1. Pingback: Himmler y las Waffen SS: Ideas claras sobre crímenes de guerra « antirrevisionismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s