Masacres en la campaña de Francia de 1940. Prisioneros negros.

1024px-AOFMap1936

África Occidental Francesa en 1936. Mapa de L’Illustration, 29 février 1936, p. 261 (vía wikimedia)

En 1919, y tras los buenos resultados conseguidos durante la primera guerra mundial con el empleo de tropas coloniales en Europa, se proclama la ley de reclutamiento obligatorio en la África Occidental Francesa, una de las colonias más extensas del mundo, que abarcaba desde Mauritania hasta Níger. Sin embargo, y como con el contemporáneo sistema de caciques españoles. en la práctica sólo prestan servicio los más pobres de las diferentes aldeas, y aquellos que quieren salir de ellas, labrarse un porvenir, o seguir sus tradiciones guerreras. De hecho habrá miembros de tribus del golfo de Guinea sirviendo como askaris en lugares tan remotos como el África Oriental Alemana, la actual  Tanganika. Los alemanes hacia 1910, después de varias revueltas en casi todas sus colonias,  pagaban a sus tropas africanas el doble que los británicos, con lo que podían seleccionar candidatos de todo el continente.

Al comienzo de la segunda guerra mundial  se estima que unos 100.000 africanos occidentales sirven en el ejército colonial francés. No parece mucho para un territorio tan extenso, más de siete veces Francia (o nueve veces España) pero la población no llega a los 13 millones. De esos 100.000, una cuarta parte se queda para proteger esta y otras colonias, y los tres cuartos restantes se envían a Europa. Después de la experiencia de la primera guerra mundial, los africanos y el resto de contingentes coloniales son repartidos en unidades mixtas con otras metropolitanas, llamadas divisiones de infantería colonial (DIC). Por ejemplo, la 4º DIC cuenta con el 16º y 24º regimientos de tiradores senegaleses, y el 2º regimiento de infantería colonial, formado por soldados blancos y miembros de otras colonias. La inmensa mayoría de los oficiales y suboficiales son blancos, así como las unidades de artillería y otros servicios, de una forma bastante parecida a las divisiones del ejercito angloindio. Y si los gurkhas tienen sus cuchillos kukri, a los “senegaleses” (a fin de cuentas, la colonia más habitada, y donde está la capital) los franceses les proporcionan el coupe-coupe, un cuchillo, o más bien machete, de unos 40 cm. Sigue leyendo

Mauthausen: maneras de matar

Benito Bermejo reedita y amplía Francisco Boix, el fotógrafo de Mauthausen, agotado hace muchísimo tiempo, con el título de El fotógrafo del horror. También con edición en catalán. Es de esperar que amplíe la información proporcionada por el SS-Unterscharführer Hermann Schinlauer, ya fallecido, al que en la edición de 2002 no mencionaba por su nombre.

Más información, y una buena colección de enlaces:

http://ctxt.es/es/20150611/culturas/1412/Mauthausen-maneras-de-matar-Holocausto-Benito-Bermejo.htm.

Werner Heyde. La psiquiatría en los campos de concentración, los Totenkopf y la Aktion T4.

Werner Heyde figura en los libros de historia del III Reich por dos motivos. En las historias militares, o de las SS, es el joven psiquiatra que despejó las dudas de Himmler acerca de la cordura y buen juicio de Theodor Eicke. A raíz de sus informes, Eicke pasó de estar recluido en una clínica psiquiátrica, a ser nombrado comandante del mayor campo de concentración (KZ) de Alemania, Dachau, desde junio de 1933. A partir de ahí Eicke desarrolló una singular carrera como organizador de todo el sistema de campos de concentración del III Reich, previo asesinato de Ernst Röhm en la llamada Noche de los cuchillos largos. En 1940 abandonó estas responsabilidades para liderar una división con el personal de sus campos. Terminó muriendo en el frente, cuando su Storch fue derribado el 26 de febrero de 1943. Quizás debido a esa temprana muerte, todo el personal de los KZ, en los juicios de la posguerra, atribuyeron a su formación la crueldad y dureza del sistema. Ellos sólo seguían las órdenes de Eicke. Nada más.

Pero regresemos a Werner Heyde. Sigue leyendo

Heinrich Deubel, el más extraño de los comandantes de Dachau

Heinrich Deubel. Fuente: The Camp Men, de French L. MacLean

Heinrich Deubel. Fuente: French L MacLean:  The Camp Men, pg. 311.

Todos los nazis no son iguales. Y  los comandantes  de campos de concentración no competían necesariamente entre sí por demostrar que eran los más implacables o corruptos. También hubo personas que, por muy convencidos que estuvieran de sus ideas políticas, no consiguieron ser lo que se esperaba de ellos. Sigue leyendo

Panzermeyer cuando era “Meyer el rápido”, la disciplina y los crímenes de guerra

71NTZN63NPL._SY344_BO1,204,203,200_20-21 de noviembre de 1944 (TNA, WO 208/4364)

Meyer: ¿Sabe usted que hice fusilar a un Scharführer (suboficial) en Caen por violar a una chica?

Eberbach: No.

Meyer: El tipo hizo lo siguiente: estaba borracho y entonces fue… donde había varias mujeres; cogió a una muchacha y la obligó a guiarlo hasta el pueblo vecino. La chica se escapó, y entonces él la volvió a meter en la casa, la encerró allí, y finalmente la violó. La chica murió. Gracias a Dios, conseguimos demostrarlo… a la mañana siguiente, y yo ordené ejecutar al sujeto, ordené también que el alcalde y algunos concejales presenciaran la ejecución. Tuvieron que mirar. Cuando terminó, el alcalde se dirigió a mí para darme las gracias, en nombre de la población local, por la rapidez con la que se había solucionado el asunto. Lo consideraba un delito cometido por un criminal, no por un soldado alemán. Repitió esas palabras en el funeral, por lo que las relaciones con la población volvieron a marchar sobre ruedas y el asunto quedó liquidado. Sigue leyendo

Panzermeyer en Trent Park; El exterminio de los judíos (2)

CSDIC (Reino Unido) GRGG 227. Informe sobre los datos obtenidos de oficiales superiores (prisioneros de guerra) el 22 y el 23 de noviembre de 1944 (TNA, WO 208/4364)

Meyer: Debo decir que oí hablar por primera vez de las masacres a ran escala de judíos estando en Compiègne, y después de que se hiciera público aquel asunto de Lublin.

Eberding: Yo también he oído chismes sobre ello, nada más. No sé nada con certeza. Choltitz estuvo presente en la captura de Sebastopol, y uno de los oficiales de su regimiento fue invitado a presenciar la ejecución de treinta mil judíos.

Meyer: (con incredulidad); ¿Treinta mil?

En Simferopol, Crimea, entre el 13 y el 15 de diciembre de 1941 unidades del Einsatzgruppen D ejecutaron entre diez mil y once mil personas en el parque de la ciudad. La cifra total de víctimas del genocidio en Crimea está estimada en unas cuarenta mil. El regimiento de Choltitz (16 IR) estaba en ese momento en Sebastopol, pero no se sabe cuál fue la masacre que contempló el oficial del regimiento.

“Lo de Lublin” a lo que se refiere Meyer es la liberacion del campo de exterminio de Majdanek, a 4 km de Lublín, el 24 de julio de 1944.

Neitzel, Sönke (editor): Los Generales de Hitler. Transcripciones de conversaciones secretas: 1942-1945 (Abgehört. Deutsche Generäle in britischer Kriegsgefangenschaft 1942-1945, 2005). Traducción de Cristina Pizarro, Editorial Tempus, Barcelona 2008. pg. 278. Notas pg. 508.

Kurt Eberding (1895-1978). Teniente en la primera guerra mundial, continúa en el Reichswehr, y al comienzo de la segunda guerra mundial es Oberstleutnant (teniente coronel). Ya Generalmajor, Al mando de la 64 ID, recién creada el 5-7-44, es comandante de la Festung Schelde-Süd (fortaleza del Escalda Sur). Prisionero en Knoke, Bélgica, el 2-11-44, el 5 está ya en Trent Park.

Kurt Meyer (1910-1961) ingresó en el NSDAP en 1930, y en las SS en 1931, desde 1934 en el Leibtandarte Adolf Hitler. Su carrera fue meteórica, alcanzando el grado de general (SS-Brigadeführer) más joven de Alemania. Siempre en la Leibstandarte, fue el encargado de formar la Hitlerjugend Division. Cayó prisionero en Lieja el 7 de septiembre de 1944, en la retirada después de Normandía. Disfrazado de capitán del Heer, en un principio ocultó su identidad y estuvo en un campo de prisioneros en Compiègne. Pasó a Trent Park el 17-11-44, apenas cuatro días antes de esta conversación. Condenado a muerte por el asesinato de 187 prisioneros canadienses, algunos en las inmediaciones de su cuartel general, se le conmutó la pena de forma inmediata por cadena perpetua. En 1954 sale libre, y es recibido con desfiles e incluso un coro de la Iglesia. Inmediatamente tuvo trabajo como gerente de ventas en la empresa de otro antiguo oficial de las Waffen-SS. En 1957 publicó Grenadiere, una de las obras preferidas por los apologistas de las Waffen-SS, en el que se defienden, entre otras ideas, que sólo eran soldados que luchaban en el frente y que no sabían nada de todo eso de los campos de concentración o la persecución de los judíos.

Sobre Trent Park y las grabaciones ya hemos hablado en muchas ocasiones en este blog.

Panzermeyer en Trent Park; Hitler y el exterminio de los judíos

Propagandakompanien der Wehrmacht - Waffen-SS (Bild 101 III)

Kurt Meyer en febrero de 1943.  Wikimedia Commons – Deutsches Bundesarchiv

Fragmento de una conversación la noche del 20 al 21 de noviembre de 1944 en el Campo de Prisioneros de Trent Park, antigua residencia del conde de Sasoon.

20-21 de noviembre de 1944 (TNA, WO 208/4364)

Eberbach: No entiendo a Himmler en absoluto; por un lado, porque decidió conscientemente masacrar a todos los judíos…

Meyer: ¿Sabe usted por qué? Himmler es el más fiel ejecutor de las órdenes del Führer. El Fúhrer solía decir: “Si los judíos consiguieran de nuevo comprometer a toda Europa en una guerra, eso no significaría la destrucción del pueblo alemán, sino la aniquilación de la raza judía”.

Sigue leyendo