Las excusas de Milch

En esta entrevista, realizada en Nuremberg el 28 de febrero de 1946, Milch se “defiende” ante en el entrevistador ya que sabe que el Tribunal de Nuremberg tiene documentos que contradicen sus declaraciones anteriores, semejantes a los del resto de oficiales y altos mandos. Él no sabía nada sobre el trato dado a los judíos o la existencia de campos de concentración. Todas esas cosas  eran responsabilidad de Hitler y Himmler. El entrevistador es León Goldhenson, médico y psiquiatra destinado en Nuremberg, compañero del más famoso G. M. Gilbert. Murió en 1960, y sus entrevistas se han publicado por primera vez en 2004, estando a cargo de la edición Robert Gellately, el autor de “No sólo Hitler” y “La Gestapo y la sociedad alemana”.

Hay otra cosa que me gustaría explicar ante el tribunal, y es mi firma en una carta a las SS, relativa a los experimentos médicos. La fiscalía posee una carta del general Wolff de las SS, dirigida a mí, en la que se habla de los experimentos médicos que se realizaron para la fuerza aérea. Hay indicios de que esos experimentos fueron criminales. Quiero señalar que yo no supe nada de todo eso, y que meramente firmé una nota de cortesía dirigida a Wolff, el adjunto a Himmler, en la cual expresé mi aprobación debido a que el inspector médico me había asegurado que no había nada reprobable en tales experimentos. A Göring le asesoré yo al respecto, pero no estaba más informado que yo. Göring no tenía por Himmler más aprecio del que le tenía yo, aun cuando teníamos que ser corteses con él. A día de hoy sigo sin saber qué sucedió a raíz de tales experimentos, pero tengo entendido que se perpetraron hechos criminales.

Al hablar de esta última cuestión, Milch parecía personalmente preocupado. Se ha negado a dar ninguna explicación acerca de los experimentos, [el entrevistador desconoce de qué carta ni de qué experimentos habla] ni acerca de nada relacionados con ellos, con la sola excepción de que Göring y él no estaban al corriente; sólo habían recibido una carta de Wolff, el adjunto de Himmler, en lo tocante a los experimentos. Sabía que se habían realizado sobre “criminales”, dijo, aunque su propio inspector médico le certificó que todo “estaba en orden”.

Goldensohn, Leon: Las entrevistas de Nuremberg. Edición e introducción de Robert Gellately (The Nuremberg Interviews, 2004) Traducción de T. Carretero, A. Diego Rodríguez y M. Martínez-Lange. Editorial Taurus, Madrid 2004. pp. 442-443.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s